Aether

Aether, que a veces también se escribe Aither, era un dios primordial de la luz. También era el dios del cielo, que los antiguos griegos consideraban como “éter azul” que representaba el cielo. Las nieblas de Aether eran capaces de llenar el espacio entre las nieblas transparentes del suelo y la cúpula sólida que formaba el cielo. El aire en la tierra estaba gobernado por la diosa primordial del Caos, pero todo el aire por encima de esto era el dominio de Aether.

Aether, dios griego del cielo

Nyx, la diosa de la noche, era la madre de Aether. Los antiguos griegos creían que el cielo era una cúpula que cubría toda la Tierra. Por la noche, Nyx dibujaba su velo sobre esta cúpula para oscurecer la luz. Esto también bloqueaba el dominio de Aether del alcance de los antiguos griegos.

Por la mañana, Hemera dispersaría las nieblas de la noche para revelar el éter azul de Aether de nuevo. Hemera era tanto la hermana de Aether como su esposa. En la antigua tradición griega, el día y la noche estaban separados del sol y la luna. Los dioses del sol se consideraban de forma diferente a los dioses del día.

Como un dios primordial, el Éter no fue representado como una personificación humanoide de un elemento. En su lugar, el Éter fue considerado literalmente como ese elemento. Esto significa que todo el aire entre el cielo y el aire de la Tierra era considerado literalmente como el Éter.

El éter era uno de los tres dioses aéreos primordiales. Él representaba todo el aire en las capas superiores de la atmósfera de la Tierra. El aire que estaba directamente debajo de él, disperso sobre la Tierra, era el dominio del Caos. El aire final estaba gobernado por Erebos, y se consideraba como la niebla que existía en el inframundo.

Uno de los dioses primordiales

Se pensaba que el éter envolvía la luna, el sol, las estrellas, las nubes y los picos de las montañas. Todas estas áreas eran dominio del Aether, mientras que otras partes de la Tierra caían en el caos.

Aether tenía una contraparte femenina, llamada Aethra o Aithre en los antiguos mitos griegos. Se la consideraba la madre de la luna y el sol, así como la Titanesa que gobernaba los cielos despejados.

Diferentes fuentes tienen diferentes mitos con respecto al parentesco de Aether. En algunos, se le considera hijo de Nyx y Erebos. En otros, se considera que es el hijo de Erebos solo y no tiene madre. Otros mitos sostienen que es hijo del caos y que Aether es parte de su esencia. Finalmente, algunos mitos creen que Khronos fue el padre de Aether así como de todos los otros dioses primordiales.

Los descendientes más notables de Aether fueron Talasa, la diosa primordial del océano, y Gaia, la madre de la tierra. Fueron el resultado de su unión con su esposa y hermana Hemera.

También conocido como éter

El éter es uno de los primeros dioses de la antigua mitología griega. Estos primeros dioses son llamados “dioses primordiales”, porque estas primeras deidades vinieron de un espacio vacío. Esta nada o vacío se llama Caos en griego. Más tarde, del Caos, nacieron varias deidades, incluyendo los padres de Aether: la oscuridad y la noche, el dios Erebus y la diosa Nyx. Según la mitología, Aether también tiene una hermana, llamada Hemera, que rige el tiempo de los días terrestres y la luz. Su nombre aún se honra y se usa hoy en día en el idioma griego: la palabra “Imera” en griego significa “día”.

El éter es el dios del aire superior, el aire más puro y fino que respiran los dioses. Los antiguos griegos creían que hay tres tipos diferentes de aire para respirar, cada uno usado por diferentes seres: uno, el tipo de aire más bajo era respirado por todas las criaturas del inframundo, uno era respirado por todos los humanos normales, y otro, el tercero y el más alto era respirado por todos los dioses y diosas. Este aliento de los dioses, o el aire superior, es el reino de Aether, del que es el gobernante, según la historia mitológica.

Uno de los primeros dioses griegos

En la antigua mitología griega, Aether trabajaba duro todos los días con su hermana, Hemera. Primero, Hemera creaba luz todas las mañanas tras eliminar la oscuridad. Luego, con esta luz, Aether era capaz de iluminar a los humanos para hacerles sentir la presencia de sus dioses y diosas.

Aether también sirvió como protector, para separar a los humanos y a los seres terrestres del Tártaro, el dios de las partes más bajas y profundas del Hades, el Inframundo. Con su presencia, fue capaz de mantener tanto esta oscuridad como su señor lejos de los mortales y su mundo. Aether también tenía poderes para controlar el sol, la luna, las estrellas y las nubes.

Aether y Hemera no sólo eran hermano y hermana, sino también marido y mujer en la historia mitológica. Algunas historias no mencionan si han tenido hijos, pero otros mitos hablan de sus hijos e hijas: uno de ellos es Talasa, la diosa del mar, otros son las ninfas de las nubes de lluvia o los Nefelá.

Estos primeros dioses y diosas primordiales de la mitología griega no son muy conocidos hoy en día. Se convirtieron en las figuras paternas y maternas de otras deidades más nuevas y famosas, y con el tiempo, la mayoría de las historias dejaron de mencionarlos por completo, reemplazando su mitología con otras figuras.

Aether y los otros dioses primordiales fueron amados y honrados por la humanidad antigua, pero no hay conocimiento actual o prueba de que haya habido algún templo dedicado a su servicio o rituales hechos en su honor.

Sin embargo, el éter no ha sido olvidado. A lo largo de la Edad Media, los científicos creían que existía un quinto elemento llamado “éter”, que ha recibido su nombre del dios Aether. El conocimiento y la comprensión que tenían de cuatro elementos conocidos, – la tierra, el aire, el fuego y el agua, – no explicaba todos sus hallazgos del Universo, y pensaban que hay una mística, quinta fuerza que mantiene todo unido y llena el espacio entre todas las cosas que existen.

Aunque la existencia de este místico quinto elemento nunca ha sido encontrada por los científicos, todavía usamos el nombre de Aether en el lenguaje común, cuando nos referimos a las regiones superiores del cielo, más allá de las nubes, y más allá de las regiones donde los humanos pueden respirar. Otra palabra que mantiene viva la memoria del dios Aether en inglés es “etéreo”, que se usa cuando se describe algo que es extremadamente fino, delicado, ligero y aireado, y casi demasiado perfecto para este mundo físico y humano en el que vivimos.