Marte

Marte era un dios muy importante dentro de la religión romana, que era una parte importante de la vida diaria en Roma. Ayudaba a los romanos a encontrar sentido a las cosas buenas y malas que sucedían. Si ocurrían cosas terribles como desastres naturales o pérdidas de batallas, los romanos creían que era una evidencia de que los Dioses estaban descontentos con el pueblo de Roma. Cuando ocurrían cosas buenas como la victoria en una batalla o una buena cosecha, los romanos creían que era una evidencia de la ayuda o la aprobación de los Dioses. Para mantener a los Dioses felices, los romanos a menudo participaban en sacrificios de animales como corderos, cerdos o toros. En una época, incluso los prisioneros de guerra eran ofrecidos como sacrificios humanos, pero esta práctica fue descontinuada. Los romanos también celebraron festivales y construyeron templos para celebrar a los Dioses.

Marte, el dios de la guerra

Los romanos adoraban un panteón, también considerado como un consejo, de 12 dioses principales. Estos 12 dioses mayores se llamaban los Dii Consentimientos. Este grupo incluía seis dioses y seis diosas. Los dioses incluidos: Júpiter, Neptuno, Marte, Apolo, Vulcano y Mercurio. Las diosas eran Juno, Minerva, Venus, Diana, Vesta y Ceres. Júpiter gobernaba sobre el Panteón.

De hecho, el famoso Panteón de Roma estaba dedicado a los dioses romanos. El propósito exacto del edificio es desconocido. Aunque ha sido usado como una iglesia, los historiadores no están seguros de si los antiguos romanos realmente adoraban allí. El Panteón fue construido por el cónsul Agripa entre el 27 A.C. y el 25 A.C.

Marte, el segundo dios más improtante

En la religión romana, Marte era un dios muy importante. Su papel era el segundo después de Júpiter, el líder del panteón. Marte era el hijo del Dios Júpiter y de la Diosa Juno. Su padre, Júpiter, era el Dios del cielo y del trueno. Júpiter era considerado el jefe o guardián central de Roma y a menudo era considerado testigo de juramentos solemnes como los realizados por oficiales del gobierno o soldados. Su madre, Juno, era la protectora de las mujeres romanas y era la diosa protectora de Roma. Tanto su madre como su padre eran famosos por su fuerza y protección. El mismo Marte era el dios de la guerra y era, él mismo, visto como protector del ejército romano. Se le consideraba difícil, discutidor e impopular entre los dioses, pero era venerado por los hombres