Mercurio

Mercurio es el dios romano del comercio. De plano, su nombre parece haber sido sacado del vocablo latín merx, que quiere decir mercancía. Era hijo de Júpiter y de Maia Maiestras. Aunque en sus características más legendarias, se hace alusión al dios etrusco Turms, la verdad es que la mayor parte de su personalidad es tomada del dios griego Hermes, al que también se le adjudica el nombre de Dios del comercio

En la cultura popular, y en el desarrollo de todo lo conocido, este dios ha originado el nombre de muchas de las cosas que hoy conocemos normalmente. Con su nombre se bautizó al planeta Mercurio, así como también al elemento químico del mismo nombre. Otra de las derivaciones de su nombre es la planta mercurial y el adjetivo de la misma fonética, que describe a una persona u objeto inestable o volátil. Freddy Mercury tomó su nombre en derivación de este Dios. 

Sincretismo de Mercurio con otras religiones y mitologías

Según la mitología romana y la interpretación de esta cultura, los pueblos celtas y germánicos, adquirieron a algunos dioses propios de la cultura romana, entre ellos a Mercurio. En la cultura celta, estos pueblos creían y alababan a una deidad del comercio y de la magia llamado Lugus, el cual era la representación del dios romano Mercurio

Para los celtas, Lugus era el dios de la magia, maestro de todas las artes y habilidades, así que es considerado un dios sin función. En el principio de las creencias, se equiparaba a Lugus con Apolo, por ser considerada una deidad de luz e incluso del Sol, pero con el tiempo, esa realidad cambió y se relacionó a Apolo con Belenus y a Lugus con Mercurio

También es de comprender que Lugus también fue adoptado por los nórdicos bajo el pseudónimo de Loki, un dios de la magia, de todas las habilidades y de todas las artes, que era el encargado de hacer que los dioses pusieran a prueba todas sus habilidades y destrezas. En ocasiones Loki ayudaba a los dioses nórdicos, aunque no en todas las ocasiones. 

Nombres y epítetos para Mercurio

Hay diferentes tipos de nombres con los que se conoce al dios del comercio, todos tienen que ver con las funciones que se le adjudica como las artes múltiples y de las diversas habilidades. Algunos de los nombres que se asocian con Mercurio son Artaios, Arvenus y Cissonius. 

Esibraeus es el epíteto que se relaciona con la combinación entre el dios Mercurio y la deidad ibérica Esibraeus. Esta deidad solo se menciona en una inscripción que fue conseguida en algún lugar de Portugal. Otra de las denominaciones de Mercurio es Gebrinius, por estar asociado a esa divinidad celta o germánica. 

Moccus es otros de los epítetos para nombrarlo y que literalmente quiere decir “cerdo”. Visucius era un dios celta con el que se combinaba Mercurio, aunque en otras ocasiones se relacionaba con el también dios romano, Marte. Ambos fueron encontrados en inscripciones importantes ubicadas en Galia y Alemania.  Diatorio, finalmente, es el nombre con el que se conoce para referirse a su misión de mensajero de Júpiter. 

Culto a Mercurio

Desde aproximadamente el siglo III a.C, cuando las culturas griega y romana se fundieron en una sola, comenzó la adoración al dios romano Mercurio, que adquirió todas las características del griego Hermes. Desde entonces se le comenzó a representar en compañía de un gallo, que representaba el heraldo de un nuevo día. 

Otra de las representaciones que se le atribuían al dios Mercurio, eran la cabra o el cordero, que simbolizaban la fertilidad del ser humano y de los dioses. La tortuga también era un animal propio de Mercurio, por hacer alusión a la invención de la lira por parte del dios del comercio, a partir de un caparazón de tortuga.