Omoikane

Omoikane es reconocido por ser el dios de la sabiduría. A este dios se le reconoce por su gran y exacerbada inteligencia que sobresale por encima del resto de los demás dioses y personajes comunes de la mitología japonesa. Su nombre propiamente quiere decir “servir los pensamientos de uno”. 

En el panteón japonés es conocido como hijo de Taka-mi-musubi-no-kami, y casi siempre es invocado para dar su opinión razonable ante cualquier conflicto o situación complicada que se pueda presentar en medio de las deliberaciones de las deidades celestiales. Es decir, más que una deidad del panteón japonés, Omoikane es el responsable de tomar las mejores decisiones para que todo fluya en armonía. 

Etimología y origen de Omoikane

Su origen es incierto, aunque en la mayoría de los textos donde se habla de su existencia, se recalca que el dios de la sabiduría Omoikane provino de los cielos y bajó hasta la tierra para cumplir con las labores que le habían sido encomendadas. Esta bajada al mundo está presente en el mito del descenso celestial. 

Ahora bien, en cuanto a la etimología de su nombre, se trata de una composición entre Omoi que quiere decir pensar, y Kane que significa metal. Pese a ello, algunos textos detallan que el origen de su nombre tiene que ver más con el verbo combinar, es decir como una especie de deidad que combina el pensamiento. 

El significado del nombre es entendido más como “poseer en simultáneo”. Esto es porque este dios es capaz no sólo de manejar su increíble sabiduría y buenos consejos, sino que también es capaz de retener muchos pensamientos y combinar en una sola mente, los poderes de muchos personajes o individuos que tengan a su alrededor. 

Según el Kojiki, el nombre correcto para esta deidad es Ya-gokoro-omoi-kane-no-mikoto, que en español quiere decir “deidad que combina el pensamiento de muchas mentes”, aunque también se le puede conseguir como Toko-yo-no-Omoikane-no-kami

Omoikane también ayuda a los humanos

Una característica de este importante dios de la cultura y religión Shinto, es que también puede ser de gran ayuda para los humanos. Dado a sus poderes de combinar mentes, de poder intervenir en los conflictos entre dioses y de tener siempre un buen consejo y una excelente solución para cada problema, Omoikane también tiene la capacidad de ayudar a los humanos. 

Para lograr esta ayuda, el dios Omoikane baja a la tierra y tiene la capacidad de dar un poco de sus poderes y características a las mentes humanas. Es decir, que él es el responsable de la inteligencia de los humanos, según el imaginario japonés. Ahora bien, cuando los humanos tienen problemas y conflictos que resolver, él también tiene capacidad de guiarlos. 

Este objetivo de guía y mentoría la logra a través de la meditación, que es el proceso mediante el cual los humanos pueden hacer contacto con sus dioses ancestrales, en este caso con Omoikane

Mitos en torno a Omoikane

Este dios que algunas veces es confundido con la mitología china, tiene diferentes mitos que rondan su nombre, siendo uno de los más conocidos su participación en la conferencia de dioses que intentaba sin éxito lograr que la diosa Amaterasu saliera de su escondite y por ende, otorgara la claridad al mundo exterior. 

Aunque no de forma directa, Omoikane, el dios de la sabiduría tuvo mucho que ver en las acciones que se tomaron para que finalmente Amaterasu regresara la luz al mundo. Omoikane fue el responsable de dar luces a los dioses para que encontraran la mejor manera de hacerlo, como de hecho ocurrió cuando Ame-No-Uzume se encargó de lograr el cometido con sus danzas. 

A el dios Omoikane se le encargó hacer el espejo con el que fue impresionada la diosa del sol al verse reflejada en él, y gracias al cual se quedó fuera de la cueva donde se encontraba escondida. Después el joven dios fue una de las deidades más respetadas por la diosa del sol, Amaterasu.