Tsukuyomi-no-Mikoto

En algunas versiones, Tsukuyomi-no-Mikoto es un dios y en otras es una diosa. Pero en todas las versiones, está claro que es la representación de la luna, siendo hermana de Amaterasu, diosa del sol y de Susano, dios de las tempestades y del rayo. 

Los tres son considerados los tres hijos nobles, porque surgieron de la purificación de su padre, Izanagi, luego de que regresara del Yomi en búsqueda de su esposa, Izanami. La leyenda cuenta que la diosa de la luna surgió de su ojo izquierdo, mientras que Amaterasu lo hizo del ojo derecho y Susano a partir de la nariz. 

Nacimiento de Tsukuyomi-no-Mikoto

En todas las versiones, Tsukuyomi era el segundo hijo nacido de este episodio por el que atravesó Izanagi, pero el momento donde cambian las historias que han transitado de generación en generación durante todos los tiempos, es sobre la forma en la que realmente renació desde el dios Izanagi

Mientras algunos escritos relatan con exactitud cómo esta deidad surgió del ojo izquierdo de Izanagi, otras se decantan por la teoría de que habría nacido a partir de su mano izquierda, lugar en el que tenía una pieza de espejo en cobre, color blanco. Desde allí saldría la diosa o el dios de la luna

Ascención de Tsukuyomi-no-Mikoto al cielo

Eventualmente Tsukuyomi-no-Mikoto subió a los cielos, donde se encontró con su hermana Amaterasu que es la representación del Sol. Ambas hermanas vivieron en armonía en el cielo, siendo una muy compañera de la otra. Sin embargo, en una fiesta en la altura de los cielos, la diosa de la luna cometió un asesinato. 

La víctima fue Uke Mochi, la diosa de la comida. Esta acción, aunque evidentemente criminal y mal vista por todos en la reunión, fue de gran ayuda para todos los seres humanos, pues les otorgó alimento a todos y cada uno de ellos. 

La acción del dios Tsukuyomi-no-Mikoto hizo que su hermana, Amaterasu se molestara tanto con ella, que juró que más nunca le iba a ver. Por todos los cielos, Amaterasu se escondía de la diosa de la luna y no se dejaba ver por su hermana. Esta es la razón por la que el sol y la luna nunca se encuentran en el cielo. 

Pese a que esta es la leyenda más extendida, en otras versiones de la leyenda que ronda a Tsukuyomi-no-Mikoto y a su hermana Amaterasu, se cuenta que a la diosa de la comida la asesinó el hermano en común de ambas, Susano, de esta forma dio valor a su carácter fuerte. 

Del mismo modo, en algunas narraciones se cuenta que la diosa de la luna no es tal, sino que es hombre, siendo entonces el dios de la luna.

Tsukuyomi-no-Mikoto en la cultura popular

Para los japoneses la figura del dios o diosa de la luna es bastante importante, es por eso que se incluyen en diferentes aspectos de la cultura popular del país asiático. Una de las inclusiones de Tsukuyomi-No-Mikoto en la cultura popular es en el juego de roles “La Leyenda de los Cinco Anillos”. 

En este popular videojuego, se nombra a este dios como la pareja de Amaterasu, con quien habría engendrado a un total de nueve kami, que descenderían a la tierra. También es popular conseguir a este personaje de la mitología japonesa, en diferentes animes y juegos de video, teniendo participaciones importantes para el desarrollo de la historia. 

Además, es bastante nombrado en diferentes series de televisión donde tiene participaciones desde especiales hasta protagónicas. Un bonito cuento del imaginario japonés narra la historia de u cortador de bambú y una princesa llamada Kaguya

En este cuento, la princesa provenía de la luna. No queda claro si esta princesa sería familiar directa o incluso hija del propio dios de la luna.